viernes, 13 de diciembre de 2013

Polvo rapido.



Restriego mi lengua por sus pechos, succionando los enormes y oscuros pezones. Aprieto con fuerza sus nalgas separándolas mientras noto la humedad cálida que desprende su sexo. 


Ensarto mi lanza sonrosada en su palpitante vagina mientras ella muerde mi cuello. Empujo poco a poco mientras me abro camino en su interior y dejo que se deshaga en orgasmos llenándome el oído de gemidos de placer y el sexo húmedo y chorreante. 

Nuestro sudor se entremezcla con la saliva y en un último abrazo final me hundo del todo en ella descargando mares de placer en un orgasmo infinito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario